10 sept. 2013

El placer de renacer.

Hace más de un año que no hay nada publicado en éste blog y hoy quiero darle pulso al corazón del casi cadáver del señor (¿o señora?)  Detilde Apunto Ycoma, y ¿por qué?, por mi frustración de paramédico, por tener en mis manos a un paciente muy impaciente, uno con muchas cosas que decir pero con escasas letras, porque es un impaciente mudo que grita a través de nuestros teclados.

Espero que pueda contar con palabras de todos aquellos que alguna vez se atrevieron a tatuar sus entradas.


Solamente quise escribir por placer, por el placer de hacer renacer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario