16 jun. 2011

Jueves - Inicio

"La muerte es el comienzo de la inmortalidad."
Robespierre, Maximilian

Eran casi las medio día y no podía levantarse de la cama, pero no era flojera la que le sujetaba al camastro, pudo haber usado la excusa del dolor de cabeza aunque no había dolor alguno y tampoco había trasnochado, realmente no había nada malo en ella, para ser exactos no HABÍA NADA quizá era eso.

No recordaba haberse sentido tan falta en su vida, su cuerpo inerte en alma yacía en un lecho con una mesita de noche a un lado y sobre esta reposaban fotografías, formas de un pretérito olvidado, tan ajeno ahora, extranjera de su propio pasado si es que puedes llamar propio.

FIN, FIN, FIN, era lo único que rondaba en su cabeza habría sido sencillo liquidar su existir en un instante, tenia píldoras suficientes en la gaveta del baño para causarse una sobredosis, el arma de la caja fuerte habría sido infalible, inclusive el balcón, un salto, solo un salto desde el 6° piso habría sido suficiente pero su instinto suicida era nulo. VACIA era la palabra perfecta para describir su estado, un estado de neutralidad total sin emociones, sin esperanzas, sin tristezas SIN VIDA.

Cerró los ojos, esperando fuese la última vez y que su existencia se viese finiquitada después de ello. Sin tanto esfuerzo.

Tres palabras fueron bastas para que culminar su existencia, o al menos su existencia como la conocía “¡Mata a narciso!”

Y ella murió.



Nota reflexiva:

Irónico pero cierto es que un fin suele traer consigo el inicio de algo nuevo pero segados por sentimientos narcisista muchas veces no notamos que hay un ser altruista dentro nuestro esperando nacer.

(Joder con mi nota reflexiva tipo la rosa de guadalupe xD)