1 ago. 2011

Bebo mi agua

Teniendo un vaso de agua frente a mí y en el otro extremo de la mesa un refresco, me levante de la silla tome el vaso de agua, lo vacié y serví en él la burbujeante y azucarada bebida de color, la bebí y cumplió la necesidad de tener líquidos en mi cuerpo, además de que me dio un efímero placer debido al sabor artificial y al gas que raspaba mi garganta, elegí esa bebida para acompañar la comida que ya estaba preparada una necesidad más que podía convertir en algo placentero y poco duradero, gracias a las excesivas especias y grasas que lograban que la comida tuviera un mejor sabor, otro caprichoso placer que vino para dejar de ser una necesidad, al menos para quien pudiera pagarlo, estando consciente que había personas que aun no conocían la comida o la bebida como placer, para ellos simplemente era una necesidad que rara vez podía ser cumplida.

Y después de las básicas, de las que son necesarias para vivir, existen otras menos necesarias, más capricho y más vanidosas, la necesidad de una piel que te de calor, la necesidad de sentirse acompañado, la necesidad de ganar dinero para seguir teniendo esos placeres, en fin necesidades que maquillan placeres yo por eso bebo mi agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario