21 jun. 2011

Me basta con mi pensamiento...-Soledad

Recuerdos de una  vida feliz que nunca sera mía...

Erase una vez Trinidad, persona que padecía de un trastorno de identidad disociativo. Como todas las personas con problemas similares confundía tiempos, espacios, lugares, personas, ideas todo era parte de un mismo recuerdo que no lograba situar en algún momento especifico, simplemente vagaba por la vida sin un sentido definido.

A veces cuando se sentía idiota, era capaz de ser aceptada por la gente, era capaz de mantener conversaciones banales y de implantar ideas en la mente de otros, simples frases sueltas por aquí y por allá que terminaban siendo grandes Originaciones.

Otras veces simplemente era superior a los otros, intentaba explicar cosas tan simples para ella que la demás no lograban entender, y entonces la tachaban de loca. 

Esa era su vida, alternaba entre uno y otro estado en su mente, a veces siendo una Psssicologa sin paga y otras mas siendo una loca que vagaba por la vida sin sentido.

Al ver toda su vida como puntos, uno tras otro y no saber si estaba en el primero o en el ultimo, tenia una ventaja sobre los demás, las religiones le llamarían algo así como omniscencia, sabia todo de cualquier momento, en cualquier lugar. Trabajaba solo lo suficiente para subsistir, leyendo cartas, viendo el futuro y demás cuentos que inventaba(aunque fueran ciertos de algún modo).

Alguna vez encontró al vagar entre puntos la muerte, y la saludo como si la hubiera vivido mil veces, al seguir su tejido un punto se salio, y termino en una cama blanca, sin signos aparentes de conciencia.

Trinidad vive olvidada en aquel cuarto blanco(que a veces se tiñe de rojo), esperando los médicos su muerte, Trinidad vive en su mundo decidiendo la vida junto a mas Trinidades.

...El sueño de una Mosca