18 jul. 2011

Respira

Recostado en el suelo bajo la lluvia incesante, me mirabas, llorabas y sonreías, tus lágrimas eran secadas por la lluvia que no quería verte llorar, el aire que respirabas nunca había tenido el mismo sabor, y aunque cada vez era más pesado, tus pulmones lo agradecían como si tuviese el aroma a las flores que recogías cuando niño, sin embargo, respirar era para ti ya un lujo.

Respirabas como si quisieras quitarle el aire al cielo, inhalabas fuerte y lo aprovechabas al máximo, no querías soltarlo, tal vez sería la última bocanada que tuvieses, que dejaras de respirar era un hecho, lo que lo hacía doloroso era el no saber cuándo, la lluvia continuo mas fuerte como queriéndote ahogar, cosa que era absurda porque tu aire se te escapaba, entonces el benévolo viento sopló llevándose algunas gotas y secando tu rostro pálido, la luna te dio la espalda y las estrellas llenas de morbo no quitaban su vista de ti.

Nosotros, sin la necesidad de ser astros y teniéndote más cerca, también te veíamos y te hablábamos, transmitiéndote fuerzas desde nuestras palabras, unos sonreían, otros te lloraban y tu a ambos correspondías, lo único que era común entre nosotros, es q no queríamos que te marcharas, a menos que fuera con nosotros.

Tu respirar se volvió más agitado, el aire había visto que era poco útil el hecho de entrar a ti, sabía que mucho tiempo no tenías y no quería tener su metamorfosis en tu pecho mojado, el mismo que le transmitía a tus manos el frío que sentía tu corazón al vernos juntos como en cada una de tantas historias en las que los nuestros se agitaban de emoción, volvieron a palpitar juntos, como si entendieran también la melancolía que significaba para nosotros el liberar tu alma, los faroles al igual que sus hermanas las estrellas no dejaban de mirarte, tal vez tratando de guiar tu alma hacia el infinito que ahora habitarías.

Sabemos que volverás a visitarnos aunque no nos demos cuenta, pero las despedidas o los hasta luego nunca se planean, cerrabas los ojos y estrechabas su mano, te esas yendo lo sabemos, danos solo un poco más de tiempo de tenerte, antes de que te vayas, por favor... respira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario